¿Quién se opondrá a los resultados de la encuesta en Morena?

A pesar de estar convocados los sietes aspirantes a la coordinación y que gustosos pudieran posar para la foto, plasmar sus firmas en algún documento, eso no es más que parte de la hipocresía de la política.

Opinión 17 de octubre de 2023 Jorge Ceballos Jorge Ceballos

ENTRELÍNEAS

Luego del cónclave en el que participaron los aspirantes a las coordinaciones de Defensa de la Transformación en las nueve entidades en las que habrá de renovarse las gubernaturas y la jefatura de gobierno de la Ciudad de México, Mario Delgado Carrillo líder nacional de Morena dio a conocer que los resultados de ese ejercicio demoscópico se darán a conocer a la población en general el lunes 30 de octubre.

Para no dar paso a rabietas y chantajes de uno u otro participante, existirán dos encuestas espejos que realizarán empresas de gran prestigio. Con esto lo que se busque es que existan divisiones orquestadas por aquellos que no resulten vencedores en dicho ejercicio.

Sin lugar a duda, la realización de encuestas espejos servirá para que no haya albazos o salgan uno que otro ambicioso a declarar que ha ganado la medición sin que antes se conozca el resultado oficial que emitirá la dirigencia nacional de Morena. Es decir, esto evitará que en la decisión final ocurra lo del pasado jueves 12 de octubre, cuando el senador Eduardo Ramírez Aguilar salió a festinar que había “ganado y arrasado” en la encuesta de renacimiento, y los resultados no le favorecían, pues, la delantera la obtuvo el doctor José Manuel Cruz Castellanos.

En la entrega de resultados existirán dos vertientes: Morena dará a conocer los resultados de las encuestas que realizará la Comisión Nacional de Elecciones, y a su vez, las empresas encuestadoras que sean contratadas harán lo propio, con esto buscan que el proceso no sea desacreditado por aquellos que no resulten favorecidos con el resultado y que acusen falta de transparencia y democracia.

Algo más que peculiar y que sin lugar a duda levantará muchos comentarios adversos, es que después de conocidos los resultados de las encuestas, será cuando la dirigencia nacional aplicará la regla de paridad para decidir en que estados abanderarán hombres y en cuales mujeres, lo que va a generar mucho ruido, sobre todo en aquellos que, en caso de ganar las mediciones al final puedan ser bajados para nombrar a una mujer.

Endeble unidad

Si Mario Delgado y la cúpula nacional de Morena están pensando que, con la firma de un acuerdo de unidad, quienes participan en este proceso interno respetarán los resultados, se nota claramente que no conocen lo que está ocurriendo en Chiapas.

A pesar de estar convocados los sietes aspirantes a la coordinación y que gustosos pudieran posar para la foto, plasmar sus firmas en algún documento, eso no es más que parte de la hipocresía de la política.

En el papel existe una abierta guerra intestina lo que contraviene el artículo 9º del estatuto de Morena que señala que todas y todos los protagonistas del Cambio Verdadero velarán por la unidad y fortaleza de ese instituto político, sin embargo, a diario en medios de comunicación, redes sociales y grupos de mensajería instantánea es común ver como los seguidores de los aspirantes se despedacen, endilgando señalamientos contra uno u otro de los participantes. Así que esa unidad que tanto busca la dirigencia simplemente es letra muerta.

En la entidad un caso específico de la guerra sucia que prevalece se ve todos los días cuando de uno y otro equipo desmontan la publicidad de los adversarios. Además, solo basta leer las redes sociales para darse cuenta de que muchos “analistas” están cooptados por algunos aspirantes para rendirles pleitesías y atacar a los demás.

Esa bendita unidad que tanto pregona la dirigencia nacional simplemente está rota, mejor dicho, es inexistente. Un ejemplo claro de que en Morena se han olvidado los principios de reconciliación se pudo palpar la semana pasada, cuando el magistrado Plácido Morales Vázquez se lanzó contra todos, incluso contra su propio hermano Carlos, porque el jurista no estuvo en la lista final de personajes a encuestar.

De su poca penetración ante la sociedad chiapaneca y de la inclusión de su hermano Carlos en la lista final, Placido Morales culpó hasta al aire que respira, dio a conocer que las aspiraciones de su consanguíneo obedecen a una intromisión de Zoé Robledo, pero esta es solo una muestra de que en Morena los golpeteos y la lucha por el poder, subirán de tono con el transcurrir de los días y cada que se vaya acercando la fecha del resultado se va a acrecentar.

Mala decisión

A quien se le haya ocurrido dejar fuera de la encuesta de reconocimiento a Roberto Albores Gleason cometió un grave error. En primer lugar, porque no existe justificación jurídica para tal hecho. En segunda porque al final de cuenta porque fija un mal precedente en la relación con el PT, partido aliado de Andrés Manuel López Obrador durante décadas.

Esa decisión de ningunear a Albores Gleason ya salió cara porque al aspirante petista desde el momento mismo de aceptarle el registro le otorgaba el derecho de ser medido en la encuesta de reconocimiento, al dejarlo fuera pisotean su derecho.

A raíz de la chicana que se puso en marcha, el domingo 15 de octubre impugnó el proceso por haberlo dejado fuera sin justificación alguna. Entonces al violentar los derechos políticos de Roberto Albores Gleason, Morena y quien haya decidido dejarlo fuera, simplemente se aventaron un garbanzo de a libra.

Este caso seguramente traerá consecuencias, porque en su pliego de peticiones, lo mínimos que pide Albores es su inclusión en la lista final. Por ahora la impugnación es en medios intrapartidistas, pero si no le resuelven el tema puede ir a parar al Tribunal Electoral y no existía necesidad de hacer ver a Morena como un partido en el que la democracia no existe… Hasta la próxima.

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email